viernes, 25 de setiembre de 2009

La Oroya: un mundo feliz



Llamémosle Rodolfo y digamos que hace diez años trabaja para Doe Run. Gana 800 soles mensuales y su mujer, Marta, aporta unos 500 más gracias al restaurantito que puso en su sala para venderles caldo de gallina a los trabajadores del turno de la tarde. Marta y Rodolfo no conocen otra forma de vida. Sus padres trabajaron en la refinería, mucho antes de que llegara Doe Run. Sus hijos también serán mineros.La vida no les es grata. Se levantan siempre bajo el mismo cielo color acero que pareciera sepultarlos bajo los gases tóxicos que emana la gran chimenea de la refinería. Viven en una de las diez ciudades más contaminadas del mundo, y en sus pulmones, su sangre y sus huesos se acumulan, todos los días, residuos de plomo, arsénico, dióxido de azufre y otros metales pesados. Por eso respiran mal, sus niños no crecen, y ayer se enteraron de que su vecino se murió de cáncer. Sobre su caso se ha pronunciado la Corte Interamericana de Derechos Humanos y el Tribunal Constitucional exigiendo acciones concretas para controlar la contaminación ambiental. Pero nadie les ha cumplido. Rodolfo y Marta, entonces, han decidido salir a protestar. Pero no, no van a exigir que se haga todo lo posible por evitar la contaminación que los está matando. Lo que buscan, en realidad, es que la refinería, parada por no cumplir con el Programa de Adecuación Ambiental (PAMA) que les exige el Estado, vuelva a funcionar como sea porque hace dos meses que están sin chamba y ya no saben cómo hacer para alimentar a sus hijos.De la empresa les han dicho que, si no se quejan, el Gobierno no cederá y ellos se quedarán sin trabajo, sin casa, sin vida. Marta ha salido con víveres para los manifestantes. Rodolfo se ha apostado en el cerro, junto con sus compañeros, listo para asustar con piedras a los 1,200 policías que quieren romper el bloqueo. Abajo, en la carretera, queda tirado un policía. Tiene el cráneo destrozado. Tiene 27 años. Grover Sayco Taipe, se llama. Rodolfo y sus amigos se asustan, se dispersan, pero no abandonan la lucha. Les han dicho que necesitan sangre para ser escuchados.En la capital se condenan los hechos de violencia. Se acusa a Doe Run de haberse manchado las manos con la sangre del policía muerto. Se anuncia que habrá denuncia penal contra el gerente de la empresa. Sin embargo, y a pesar de las graves imputaciones, en la Comisión de Energía del Congreso se acepta que se prorrogue por 30 meses más el cumplimiento del PAMA.Doe Run puede seguir operando. Rodolfo y Marta se van satisfechos a casa. La familia Sayco vela a su muerto. Todo vuelve a la normalidad. El problema ambiental puede esperar un tiempo más. Qué importa un poco más de plomo en la sangre. El problema social, felizmente, ese sí ha quedado resuelto.

Publicado por Patricia del Río.

Fe de Rómulo León: el dióxido de azufre no es un metal pesado.

5 comentarios:

Luly dijo...

La contaminación ambiental es algo desatroso, pero es verdad que mucha gente a pesar que la misma les afecta necesitan salir adelante para poder alimetar a su hijos o porque es su única forma de vida. Los gobiernos si se preocupan de la contaminación , pero una vez tomadas las medidas no saben como proporcionar trabajo a las personas que pierden sus trabajos a causa del cierre de su lugar de trabajo, ya que las cifras de desempleo es alta en la mayoría de los países, y no es llegar y ubicarlos en otro trabajo.

Besos y abrazos de "Luly la Presidenta" ;)

zayi dijo...

QUE IMPOTENCIA HE SENTIDO MIENTRAS TE LEÍA... CREO QUE HAY MUCHOS COMO ELLOS EN TODO EL MUNDO...ESO DE QUE LOS BUENOS VENCEN A LOS MALOS, NO SIEMPRE ES VERDAD.
UN BESITO.

Pequitas dijo...

la plata lo mueve todo a
Rodolfo y Marta, la necesidad

(lamentable)

verdemundo dijo...

La Oroya está envenenada por la avaricia y necesidad.

Anónimo dijo...

contaminados?????????? los que escriben este articulo, personas sin excrupulos que una vez en su vida han ido a oroya y creen conocer todo acerca de nosotros los oroinos que verdaderamente vivimos aqui, personas que lucran para llenarse la boca y decir una sarta de sandeces que no llega a la realidad, que hagn un estudio de cuantas personas han muerto de contaminacion. y que den soluciones factibles y se dejen de decir tonterias de la ciudad que me vio nacer